Julio Menchaca y Simey Olvera en la lista definitiva de Morena por la gubernatura de Hidalgo.

El PRI pone la mesa para la alternancia en Hidalgo


En Hidalgo Morena tiene la mesa puesta para ganar la gubernatura y que con ello llegue la tantas veces postergada alternancia en el poder ejecutivo estatal.

Una serie de circunstancias políticas configuran un escenario inmejorable para que después de nueve décadas el Partido Revolucionario Institucional (PRI) sea derrotado en la elección de junio de 2022 y con ello llegue un candidato emanado de las filas de Morena, el partido que despunta en todas las encuestas con una intención de voto superior al 40 por ciento.

Uno de los ingredientes que anticipan el triunfo del morenista Julio Menchaca es el rompimiento que protagonizaron este último jueves del 2021 el gobernador Omar Fayad Meneses y el dirigente nacional tricolor, Alejandro Moreno, quienes a través de sus cuentas de Twitter evidenciaron que el PRI irá fracturado a la elección del 2022.

La causa del rompimiento fue que, so pretexto de la alianza PRI-PAN-PRD, el Comité Ejecutivo Nacional del tricolor perfila como candidata a Carolina Viggiano, su actual secretaria general, con lo que quedaría fuera Israel Félix, el delfín del gobernador Omar Fayad.

El intrincado mecanismo para que Viggiano ascienda como candidata implica que sea designada por el PAN como aspirante externa, con lo que cumplirían una cuota de género y además aparentarían ser equitativos con el blanquiazul, partido que tiene una cada vez más exigua presencia en la entidad.

Según Fayad, esto es una traición al priismo hidalguense, pues se entrega la decisión de designar la candidatura al PAN, aunque en los hechos sólo es un artificio para que Viggiano sea ungida la abanderada de la alianza.

El gobernador sostiene que Hidalgo es un bastión priista, con lo cual no hay argumentos para darle al PAN la potestad de decidir la candidatura. No obstante, desde 2018 la entidad ha dado pasos que dejan sin sustento la tesis de la supuesta acendrada fidelidad hidalguense al PRI.

Dos legislaturas con mayoría morenista son prueba de que el PRI ya no puede presumir de que Hidalgo es su bastión.

Otro factor que anticipa un triunfo de Morena en la elección de junio próximo es que lograron elegir a su candidato con un método más transparente y racional que el PRI y sus aliados. Con ayuda de tres casas encuestadoras, mostraron a cualquiera que estuviera interesado cuáles fueron los números que obtuvieron sus aspirantes, entre los que se colocó adelante Julio Menchaca.

El propio dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, explicó que los números respaldan al hoy senador por Hidalgo como el que tiene la mejor intención de voto. El único que quedó inconforme con el proceso fue Francisco Xavier Berganza, quien demostró una vez más la mezquindad que lo distingue.

Con un PRI dividido en un estado que ya ha dado muestras del agotamiento del modelo priista, y frente a un Morena que ha sabido llevar de mejor manera su proceso interno, el escenario está listo para la transición en uno de los estados que aún no conocen la alternancia en México. 

Comments

Comentarios


You may also like