DSA IC ucrania

Socialistas Demócratas de Estados Unidos piden fin a expansión de la OTAN


El Comité Internacional de Socialistas Democráticos de América (DSA IC) se opone a la militarización y el intervencionismo de EE. UU. en Ucrania y Europa del Este y pide el fin de la expansión de la OTAN.

Después de meses de tensiones crecientes y medios occidentales sensacionalistas que avivaron el conflicto en Donbass, el gobierno de EE. UU. está respondiendo a la situación en Ucrania con las amenazas habituales de sanciones a gran escala, asistencia militar y una mayor presencia militar en la región.

El Comité Internacional de Socialistas Democráticos de América (DSA IC, por sus siglas en inglés) se opone a esta política actual de política arriesgada de los EE. UU., que solo intensifica aún más la crisis, y reafirma nuestra declaración anterior en la que decimos «no» a la OTAN , su expansión imperialista y catastrófica. intervenciones en todo el mundo.

Estados Unidos tiene más de 70,000 soldados en Europa, de los cuales más de 6,000 están en Europa del Este, con miles más por movilizar. Estos despliegues militares, combinados con los ejercicios militares de la OTAN a gran escala en curso dirigidos por Estados Unidos, han exacerbado tensiones que ya eran peligrosas. Dos envíos recientes de cientos de toneladas de armas y municiones fueron enviados a Ucrania como parte de un nuevo paquete de ayuda militar de 200 millones de dólares aprobado por el gobierno de EE. UU. en diciembre.

La Ley de Asignaciones de la Defensa Nacional para 2022 prevé otros 300 millones de dólares en asistencia militar para Ucrania, y ahora se está tramitando legislación adicional en el Congreso para asignar otros 500 millones de dólares. Durante el año pasado, Estados Unidos ha enviado más de 650 millones de dólares a Ucrania . 2,700 millones de dólares en ayuda militar desde el golpe de Estado de Maidan respaldado por Estados Unidos en 2014, que desestabilizó el país y provocó un conflicto militar interno entre Kiev y las regiones de Donetsk y Lugansk en el este de Ucrania.

La OTAN es un mecanismo para la implementación del dominio imperialista de Occidente, dirigido por los Estados Unidos, alimentando el expansionismo, la militarización y las intervenciones destructivas. De los 12 países fundadores originales, la Alianza Militar Transatlántica ha crecido a 30 países miembros, con Ucrania y Georgia entre los últimos propuestos como posibles miembros de la Alianza. Esto viola compromisos previos contra la expansión hacia el este de la OTAN y es una fuente importante de mayor tensión y escalada militar en la región.

Si bien el sentimiento público en Ucrania sigue siendo divisivo, los movimientos intervencionistas de EE. UU. y sus aliados occidentales en el país, incluido el despliegue de tropas estadounidenses en Ucrania y el entrenamiento de grupos de extrema derecha con simpatías neonazis , como el Batallón Azov, han frustrado aún más los esfuerzos para resolver el conflicto. De manera similar, la militarización de la OTAN en Ucrania y Europa del Este ha exacerbado el enfrentamiento entre las fuerzas separatistas respaldadas por la OTAN en Kiev y las fuerzas separatistas respaldadas por Rusia en el Donbas.

Los Segundos Acuerdos de Minsk de 2015 , firmados por Francia, Alemania, Rusia y Ucrania y respaldados por unanimidad por el Consejo de Seguridad de la ONU, establecieron un marco mutuamente acordado para ayudar a poner fin a las hostilidades en Donbas y hacer realidad el derecho de la región a la autonomía dentro de Ucrania. Varias interpretaciones opuestas del acuerdo, así como el socavamiento del proceso general de implementación de los acuerdos por parte de EE. UU., incluido su apoyo a la influencia de grupos extremistas de nacionalistas ucranianos, llevaron al hecho de que el gobierno ucraniano no implementó el acuerdo , lo que llevó a el conflicto a un callejón sin salida.

Esto condujo a una escalada de las hostilidades entre los dos bandos con una destrucción generalizada en la región en disputa y numerosas muertes de civiles, el 70 % de las cuales ocurrieron en el bando no controlado por el gobierno. En condiciones de mayor tensión militar entre Rusia y Ucrania, la situación requiere una búsqueda inmediata de medidas de seguridad mutuamente aceptables para evitar una escalada del conflicto militar.

Con el fin de reducir la escalada de la crisis y evitar más conflictos y muertes en Europa del Este y el Cáucaso, el Comité Internacional DSA llama a Estados Unidos a abandonar la militarización en curso de la región, a no imponer sanciones contra Rusia y a cumplir compromisos acordados internacionalmente para detener una mayor expansión de la OTAN y proporcionar garantías de que Ucrania seguirá siendo un estado neutral.

Estas medidas son esenciales para que la diplomacia conduzca a una resolución de este conflicto sin que se convierta en una gran guerra regional entre las potencias nucleares. Hacemos un llamado a los activistas contra la guerra para que se pronuncien enérgicamente contra la escalada militar y exijan una solución diplomática a largo plazo para el conflicto.

internacional.dsausa.org

Traducción de Polina Belyaeva / Liva

Comunicado original

Comments

Comentarios


You may also like