protesta ucraniana anti OTAN

Un periódico ucraniano revela DIEZ MITOS sobre la CRISIS EN UCRANIA


Nota del editor de DESDE ABAJO MX: El siguiente texto lo retomamos, lo traducimos y lo publicamos íntegro del diario ucraniano Liva, el cual es el periódico de izquierda más importante de aquel país. A su vez, el medio ha publicado este texto con base en las opiniones de Andrew Murray, uno de los principales asesores del célebre político inglés, Jeremy Corbyn, dirigente del Partido Laborista. Por su trascendencia, DESDE ABAJO MX lo ofrece a su audiencia como una mirada fresca y alternativa sobre el conflicto militar entre Rusia y Ucrania. En lo subsecuente, retomaremos más publicaciones de Liva, con estricto cumplimiento de los derechos que le corresponden, con el objetivo de replicar una mirada poco conocida en Occidente sobre el asunto ucraniano, al margen de lo que al respecto están informando los monopolios mediáticos en este lado del mundo:

[Nota del editor: Liva publica traducciones de importantes documentos políticos del Reino Unido y los EE. UU. que explican las causas de la crisis de Ucrania y la histeria que se ha desatado a su alrededor.]

Este es un artículo contra la guerra de Andrew Murray , un activista político y sindical que trabajó como asesor del exlíder del Partido Laborista  Jeremy Corbyn . En 2018, la SBU prohibió a Murray ingresar al país, diciendo que es una amenaza para la seguridad nacional ucraniana. Porque el político de izquierda británico se opuso a la expansión de la OTAN y expresó su preocupación por la creciente influencia de la extrema derecha ucraniana. 

La tesis de su material está en consonancia con la declaración del Comité Internacional de  Socialistas Democráticos de América (DSA) , la organización de izquierda más grande de los Estados Unidos, que también se opone al militarismo estadounidense en Ucrania y Europa del Este, exigiendo el fin de la OTAN.

Mito 1. Los Estados tienen derecho a unirse a la OTAN

Los medios de comunicación dan la impresión de que la negativa a unirse a la OTAN conducirá a una violación de los derechos fundamentales de Ucrania como estado. Pero, dado que en realidad son solo los estados miembros actuales quienes determinan quién debe ser admitido, ningún estado por sí solo tiene la capacidad de unirse a la OTAN. Y, en última instancia, esta decisión recae en el gobierno de los Estados Unidos.

Es por eso que la decisión de 2008 de admitir a Ucrania (y Georgia) en un momento determinado parece tan significativa y representa una amenaza potencial para Rusia. La expansión de la OTAN representa una expansión de la influencia y la hegemonía militar de Estados Unidos. Se suponía que el bloque de la OTAN sería liquidado simultáneamente con el Pacto de Varsovia hace treinta años y reemplazado por nuevos mecanismos de seguridad paneuropeos.

Mito 2. La OTAN es una organización amante de la paz que no representa una amenaza de expansión para nadie

El bloque de la OTAN se fundó después de la Segunda Guerra Mundial con el pretexto de protegerse de la «expansión soviética». Sus principales partidarios, como el derechista laborista Denis Healey, admitieron más tarde que apoyar la alianza del Atlántico Norte fue un error. Sin embargo, la OTAN no estuvo directamente vinculada a la agresión internacional durante la Guerra Fría. Estados Unidos y Gran Bretaña, cuando fue necesario, llevaron a cabo tales acciones fuera de su marco. Sin embargo, este ya no es el caso ahora.

Después del colapso de la URSS, la OTAN no solo se expandió geográficamente, sino que también amplió los límites de sus poderes y su misión en conjunto. Desató una guerra de violaciones internacionales contra Yugoslavia en 1999. Bajo la bandera de la Alianza se llevó a cabo la invasión y ocupación de Afganistán, que duró veinte años. En 2011, la OTAN lideró la guerra contra Libia. Por lo tanto, solo en los últimos veinte años, la OTAN ha ganado un importante historial de ser una herramienta eficaz para lanzar guerras iniciadas principalmente por Estados Unidos y Gran Bretaña.

Tal vez también te interese:

Mito 3. El gobierno ucraniano quiere la paz

En realidad, el gobierno ucraniano no ha implementado los acuerdos de Minsk diseñados para poner fin al conflicto en Donbas. Estos acuerdos exigen que se otorgue autonomía constitucional a las regiones disidentes y que se reconozca su identidad cultural. Ni Ucrania tomó ninguna medida para cumplir con sus obligaciones, ni las potencias occidentales la presionaron para que lo hiciera. La verdad, es que Rusia tampoco cumplió con sus obligaciones en virtud de este documento, pero es imposible pretender que Ucrania realmente está trabajando para una resolución pacífica de la crisis.

Mito 4. Ucrania es una democracia

En el mejor de los casos, esto es una simplificación excesiva. Nadie pretende que la Rusia de Putin sea otra cosa que un régimen autoritario, pero Ucrania no es un poco mejor. Después del golpe nacionalista de 2014 que derrocó a su presidente electo, las autoridades tomaron una serie de medidas antidemocráticas, como prohibir que el Partido Comunista, apoyado por las masas, participara en las elecciones. Otros políticos prorrusos han sido arrestados o acosados. A pesar de que el ruso es la lengua materna de millones de ucranianos, estaba prohibido usarlo en la esfera pública. Ucrania ha entrado en decadencia debido a la corrupción generalizada por parte de la oligarquía que, al igual que en Rusia, tiene una influencia significativa en el proceso político del país.

Mito 5. Ucrania comparte valores occidentales

Una vez más, esto es sólo una parte de la situación. En toda Europa, solo Ucrania honra a los colaboradores nazis y provocadores como la Organización de Nacionalistas UcranianosOUN (en ucraniano, Організація Українських Націоналістів) . Este movimiento colaboró ​​con los nazis cuando ocuparon Ucrania durante la Segunda Guerra Mundial y fue responsable del exterminio de cientos de miles de judíos y polacos. Y, sin embargo, este movimiento es bienvenido en la Ucrania de hoy.

Sus partidarios, fascistas absolutos, también están integrados en el aparato estatal ucraniano. Ucrania no es fascista, pero está muy abierta a ideologías y políticos de extrema derecha. Incluso vota en contra de las resoluciones de la ONU que condenan el nazismo y es el único país además de EE. UU. que lo hace.

Mito 6. Se trata de la autodeterminación de Ucrania

Los ucranianos tienen el mismo derecho a la autodeterminación que cualquier otra nación. No estamos de acuerdo con los argumentos de Putin de que «Ucrania puede ser soberana solo en alianza con Rusia». Este solo asunto del pueblo ucraniano. Sin embargo, esto no es lo mismo que afirmar que las fronteras actuales de Ucrania, que son el hogar de millones de rusos y hablantes de ruso y fueron construidas arbitrariamente durante la era soviética, son las más apropiadas.

Los rusos del este del país también tienen derecho a la autodeterminación, que debería ser objeto de negociaciones pacíficas. Debe reconocerse que existen problemas similares en algunas otras partes de la antigua URSS.

Mito 7. Rusia no tiene intereses legítimos en este conflicto

Muchas veces en su historia, Rusia ha sido invadida desde el oeste, más recientemente durante la Segunda Guerra Mundial, cuando la Unión Soviética sufrió significativas pérdidas humanas estimadas en 25 millones de personas. En 1991 se llegó a un acuerdo en virtud del cual la OTAN se comprometía a no expandirse hacia el este, sin embargo, esta expansión se llevó a cabo. Luego se prometió que las tropas occidentales no estarían estacionadas en los países de Europa del Este. Esto también sucedió.

Washington nunca ha considerado los intereses de nadie más que los suyos propios. Estados Unidos jugó un papel clave en el derrocamiento del presidente legítimamente electo de Ucrania en 2014. Por esta razón, no puede haber solución al conflicto que no tenga en cuenta estos intereses por parte de Rusia.

Mito 8. El Partido Conservador Británico se opone a Putin

La retórica anti-Putin del Partido Conservador Británico se destaca por su dureza. Sin embargo, como saben, Londres es el refugio número uno en el mundo para el capital ruso adquirido por medios deshonestos. Los tories [nombre con el que se denomina a simpatizantes del Partido Conservador británico; Nota de DA] extienden la alfombra roja a los corruptos empresarios rusos, principales partidarios de Putin, sin hacer nada para detener sus actividades ilegales y establecer la legalidad de la posesión de estos fondos.

Además, desde que Boris Johnson se convirtió en primer ministro, los conservadores han recibido una buena cantidad de dinero de los oligarcas para financiar su propio partido: más de 2 millones de libras. La administración Biden deja en claro que el Reino Unido tendrá que encogerse seriamente en caso de sanciones, pero el gobierno no está dando ningún paso en esta dirección.

Los conservadores no muestran ningún interés serio en combatir la corrupción llevada a cabo con dinero ruso, que, como señala el informe estadounidense, está estrechamente asociado con «el gobernante Partido Conservador, su prensa controlada, bienes raíces e industrias financieras».

Mito 9. El gobierno británico defiende la paz y la implementación de las normas internacionales.

Los conservadores británicos han tomado la iniciativa en la discusión de la posibilidad de una invasión rusa de Ucrania, levantando sospechas de que quieren que suceda para distraer al pueblo de los problemas políticos internos creados por el gobierno de Boris Johnson.

Al mismo tiempo, no están interesados ​​en absoluto en Ucrania. Solo quieren que el Reino Unido se convierta en el principal socio de los EE. UU. en sus planes para expandir su hegemonía, como lo hicieron en Irak. Ignoran a la ONU cuando les conviene. Las tropas británicas no resuelven ningún problema real en Europa del Este, solo contribuyen a una mayor escalada de la tensión.

Mito 10. El movimiento contra la guerra debe enfrentarse a Rusia

Estamos en contra de la guerra en Ucrania. Los desacuerdos deben resolverse pacíficamente, con el debido respeto por los derechos del estado ucraniano y los intereses de seguridad de Rusia.

Nuestro enfoque, sin embargo, está en el gobierno británico: en cómo, después del final de la Guerra Fría, su política de apoyo a la expansión de la OTAN y su avance hacia el este contribuyó a la situación actual, y cómo su retórica beligerante y la venta de armas la están exacerbando ahora.

Nuestra contribución a la paz es obligar a nuestro propio gobierno a ayudar a reducir la crisis.

Andrew Murray 

stopwar.org.uk

Comments

Comentarios


You may also like