17 C
Hidalgo
lunes, enero 30, 2023

El BONO DE LA ALTERNANCIA en Hidalgo

Los escándalos de corrupción que han visto la luz tras la llegada de la alternancia al poder ejecutivo del estado de Hidalgo son un ejemplo de la conveniencia de un sistema de gobierno democrático con base en pesos y contrapesos.

Si hubiera seguido el mismo partido en el poder, en Hidalgo difícilmente hoy habría cuatro alcaldes con órdenes de aprehensión por los delitos agravados de uso ilícito de atribuciones y facultades, así como peculado por 178 millones de pesos.

Tampoco habrían salido al espacio público las tranzas de la ex secretaria de Finanzas, Jessica Blancas, quien fue beneficiada por el gobierno anterior con la donación de un terreno de 3 mil metros en una zona de alta plusvalía en Pachuca, con el falso argumento de poner en marcha una asociación dizque con fines de beneficencia pública.

Jessica Blancas, exsecretaria de Finanzas de Hidalgo, ligada a presunta corrupción por adjudicación de terrenos y pérdida de 800 millones de pesos de recursos públicos. FOTO: Twitter.

Pero no todo es miel sobre hojuelas, aún falta que el nuevo gobierno encabezado por el morenista Julio Menchaca lleve hasta sus últimas consecuencias la bandera que ondeó y eligió como suya: la de la bandera anticorrupción.

Dos ejemplos que no pueden quedar impunes. Uno tiene que ver otra vez con Jessica Blancas, quien fue la responsable de que más de 800 millones de pesos destinados a obra pública se esfumaran tras la quiebra del banco Accendo.

La exsecretaria de Finanzas en el gobierno del priista Omar Fayad tomó la decisión de depositar ese dinero con fines que no han sido explicados pues el Congreso local nunca logró que la exfuncionaria fuera a la tribuna del pueblo para rendir cuentas de la decisión que tomó.

Otro agravio descomunal tiene que ver con la próxima desaparición de 11 estaciones de radio pública cuya señal dejará de transmitirse a partir de este 28 de noviembre. Todo por la escandalosa negligencia del exdirector de Radio y Televisión de Hidalgo, Cristian Guerrero Barragán, quien simple y sencillamente no tramitó la renovación de las concesiones para renovar el ancho de banda ante el Instituto Federal de Telecomunicaciones.

Y no hay que olvidar que esta grave omisión que dejará a millones de hidalguenses sin señal de radio pública, en algunos casos transmitida en lenguas originarias, no ha tenido consecuencias proporcionales a los daños para los responsables.

Solamente el exdirector de Radio, Federico Lozano, fue “severamente castigado” con la separación del cargo. Pero en el caso de su exjefe, Cristian Guerrero Barragán, no fue tocado ni con el pétalo de un acta administrativa.

El gobernador Julio Menchaca está demostrando con hechos que su lucha anticorrupción es real, pero no debe dejar cabos sueltos. Ningún caso debe quedar impune porque todos agravian y siguen dañando a miles de hidalguenses que se quedaron sin obras públicas por el desvío de recursos, o que verán cancelado su derecho humano a recibir información, en particular aquellas regiones que se encuentran aisladas y que a partir del 28 de noviembre lo estarán aún más.

Related Articles

Últimas