22.1 C
Hidalgo
jueves, mayo 23, 2024

La Guerrera Hñähñú comparte su historia: MAYELLI ROSQUERO, camino a ser LEYENDA

Uno de los sueños de Mallely Flores Rosquero es ser campeona mundial. Hace unos días dio un paso definitivo hacia ese objetivo cuando, a sus treinta y un años, consiguió derrotar por decisión unánime a la veterana excampeona mundial, Mariana «La Barby» Juárez, en una pelea celebrada en la Toyota Arena, de Ontario, California. Así, la oriunda de Ixmiquilpan, Hidalgo, se colocó en el ranking mundial de box femenil y en la mira de los reflectores internacionales.

«Para triunfar no sólo hay que soñar, hay que ponerse los guantes, no olvidar tus raíces y traer en el corazón los esfuerzos y el sacrificio que tú familia, entrenadores y amistades te regalan sin esperar nada a cambio. Eso es lo que al subir al ring me impulsa a buscar los triunfos», nos comenta la atleta.

FOTO: Óscar Sánchez / DESDE ABAJO MX
FOTO: Óscar Sánchez / DESDE ABAJO MX

Con sangre indígena hñähñú, originaria de la comunidad de San Pedro Remedios, en el municipio de Ixmiquilpan, a los cinco años de edad tuvo su encuentro con los deportes en la disciplina de Lima Lama con el maestro Salvador Cervantes, logrando obtener cinta negra.

Su madre decidió llevarla al Lima Lama porque desde pequeñita era muy hiperactiva. Ese temperamento la puso de forma natural ante el box; con la mirada puesta en este deporte, enseguida le pidió a su abuelo que la entrenará.

FOTO: Óscar Sánchez / DESDE ABAJO MX
FOTO: Óscar Sánchez / DESDE ABAJO MX

Su abuelo materno, Manuel Rosquero, «El ponchador», boxeador consagrado en el Valle del Mezquital, le enseñó el arte de los puños pensando que sólo sería por un rato; que después se le pasaría y abandonaría.

Pero no fue asi. Su primera pelea fue a los nueve años de edad contra un niño mayor que ella. No le fue bien. Su contrincante le propinó tremenda sarandeada a la pequeña Mayelli queriendo abandonar el box y volver al Lima Lama.

FOTO: Óscar Sánchez / DESDE ABAJO MX
FOTO: Óscar Sánchez / DESDE ABAJO MX

Sin embargo, su abuelo Don Manuel y su tío Álvaro Rosquero (exboxeador que ahora radica en Los Ángeles, California) observaron su potencial. Y cuando cumplió quince años de edad, la motivaron para retomar el camino del boxeo no sin antes advertirle que era un deporte, de por sí ya difícil para los hombre, ahora para las mujeres podría ser mucho más difícil; que tendría que dar todo para obtener satisfacciones y lograr ser alguien, dejar huella.

Así fue que la guerrera de San Pedro Remedios compitió en diferentes olimpiadas, tanto estatales como nacionales. En el 2007 acudió a los juegos de Ciudad Victoria, Tamaulipas, donde obtuvo su primera medalla de bronce en boxeo. También, representando al Estado de Hidalgo en Ensenada, Baja California, en el 2012, donde cosechó triunfos.

FOTO: Óscar Sánchez / DESDE ABAJO MX
FOTO: Óscar Sánchez / DESDE ABAJO MX

Sin embargo, llegó el momento en que “tocó el tope del nivel deportivo boxístico olímpico”. Ixmiquilpan, aunque entrañable, ya le quedaba pequeño. Por ello, junto con su familia, tomaron la decisión de irse a la Ciudad de México para subir su nivel de lucha.

“Cuando llegue a la Ciudad de México en el 2011 al gimnasio Nuevo Jordán, cuna de campeones del box como Julio César Chávez, quedé impresionada al ver que en el ring había cuatro boxeadoras haciendo sparring. Y dije: de aquí soy, voy a apostarle y voy con todo».

FOTO: Óscar Sánchez / DESDE ABAJO MX
FOTO: Óscar Sánchez / DESDE ABAJO MX

Se inscribió tradicional torneo de “Los Guantes de Oro”, disputado en la Arena México. Fue una de las primeras pruebas que tuvo para ver si sí tenia madera… y sí, Rosquero se llevó los codiciados guantes dorados y un reconocimiento especial como la mejor boxeadora femenina. Había nacido una campeona.

Su debut como boxeadora profesional fue en 2014, en un torneo por el «Cinturón de Oro”. La boxeadora de Ixmiquilpan se levantó con el triunfo. Para los siguientes años, su nivel de boxeo se incrementó y compitió, en 2019, por el título latino con la ex campeona mundial Zulina “La Loba” Muñoz, ganando por nocaut en el quinto round.

Pero no todo en el box es un camino hacia arriba.

FOTO: Óscar Sánchez / DESDE ABAJO MX

«En esto siempre hay altibajos así como hay peleas también hay otras que se caen, cuando ya se tienen confirmados otros encuentros en dos o tres días antes de la pelea te avisan que se cae y se viene abajo todo lo que invertiste en el entrenamiento».

Mayelli reconoció que han sido más las veces en pensar retirarse del box por las desilusiones de cuando se caen las peleas. Y peor, cuando el dinero no alcanza y los cinturones no dan para lo suficiente. Por eso, por las tardes da clases de box a particulares y por las mañanas se dedica a sus entrenamientos.

Pero eso no detiene a Mayelli. Estamos ante los principios de una campeona llamada a ser leyenda del boxeo mexicano. Que a nadie le quepa duda. Seguiremos sabiendo de ella en la gran carpa del boxeo internacional.

Óscar Sánchez
Óscar Sánchez
Reportero gráfico por más de 39 años. Fotógrafo y laboratorista en la Fototeca Nacional. Becario del Fondo Estatal Para la Cultura y las Artes de Hidalgo (FOECAH) en el 89.

Related Articles

Últimas