22.1 C
Hidalgo
jueves, mayo 23, 2024

Pero preferiría ser HORIZONTAL

Cada persona tiene al alcance una hoja en blanco sobre la cual vaciar sus ideas. Habrá quienes no tengan interés, motivos, facilidad o no es algo de importancia para sus vidas. Escribir podría ser un privilegio en los días sanos y una sentencia en los días oscuros. Yo no quise hacerlo más, No quise continuar haciéndolo, pero las ideas en mi mente no me dejan en paz sin importar mis súplicas.

¿Qué sentido tiene escribir?, me cuestioné. ¿Por qué y para quién? Desde la última vez que me publicaron un texto, Candelaria desapareció y hasta el momento no sabemos su paradero.

Cuando Cande se esfumó, busqué ayuda en algunas colectivas feministas;, no la encontré. Pedí ayuda a otras compañeras para difundir su foto; no la recibí. Atravesé un episodio de recaída, pero no vino a mi rescate ninguna activista de aquellas que postean publicaciones feministas 24/7 o de las que he visto en las marchas. ¿No será que el feminismo es más una forma de atraer la atención y no de brindarla a las demás? ¿Será que es una bandera que muchas nos hemos colgado para obtener votos y aceptación?

Que es un movimiento real, no lo dudo. Que yo esté al alcance de poder llamarme feminista, no es cierto. Porque no he ayudado a ninguna mujer, en ningún sentido. Solo me dediqué por un tiempo a promocionar y validar (como si fuera necesario) un emblema que no ponía en práctica y que terminó por aplastarme emocionalmente.

Una jamás deja de ser humana

Siempre quise escribir, nunca he tenido certeza sobre qué.

Sobre adicciones, feminismo, el amor o su contrario, injusticia laboral, por mencionar algunos temas. “Quiero ser la voz de otros, de otras, escribir por las que no pueden o no se atreven a hacerlo”. Lo hice, pero no encontré la paz. Lo hice y un día estaba sola en mi habitación y experimenté un vacío inexplicable, solo veía oscuridad y me descubrí incapaz de sentir.

A veces he romantizado todas estas historias de escritoras (principalmente) con enfermedades mentales o escritoras suicidas porque encontraba en ellas un requisito indispensable para escribir: la hipersensibilidad. Lo mismo me sucedió con el alcohol, asumía que mis textos no tenían sentido si no los creaba con un trago en la mano. Pero esta es la vida real, supongo.

Quise buscar el prestigio entre los desprestigiados, agradar a los eruditos, recibir aplausos y ovaciones, nombrarme feminista para elevarme sin ayudar a nadie. Luego ha venido la soledad a recordarme mi lugar en este universo. Soy nada ante la tragedia. Una jamás deja de ser humana.

Pensé en que toda yo era un engaño, una fabricación falsa de lo que debería ser, pero no soy. Me encerré en mis pensamientos, en mis sentimientos, en mis frustraciones y en mis dolores. Me hundí. Luego vino una linterna a alumbrarme el sendero para sacarme a la luz. Y aquí sigo.

No me disculparé

No he tenido valentía para el periodismo, ni confianza para ser una escritora. No soy una ni la otra. Soy. Simplemente. Me arranco mi vestimenta de estereotipos: feminista, alcohólica, periodista, escritora, locutora, codependiente. ¿Quién soy? ¿Qué soy?

No me disculparé por quitarme estas armaduras, no querré agradarle a nadie. Si hago mal o si hago bien. Si escribo mal o escribo bien, lo juzgarán ustedes, pero yo no lo sabré. Puede considerárseme cobarde, pero hoy solo busco vivir en paz.

Bienvenida. Bienvenido. Bienvenide. Mis textos no cambiarán la vida de nadie, les advierto. Tampoco van a inspirar a nadie. Ni buscan ser alguien. Sólo están aquí dentro de mis entrañas, listos para ser expuestos porque cuando toco un teclado de computadora o un lápiz, mis pensamientos fluyen. Es un don y es una sentencia. Ninguno más que otro.

Soy vertical, pero preferiría ser horizontal, escribió Sylvia Plath.

Lorena Piedad
Lorena Piedad
Pachuca, 1990. Locutora y redactora. Participante de la Feria Nacional de Escritoras Mexicanas (FENALEM), edición 2022. Algunos de sus textos fueron publicados en la Antología Poéticas de los Sures Femeninos Despatriarcalizando la Poesía (Colombia, 2020) y en Voces Indómitas Primera Antología de Narrativa Breve Escrita por Mujeres (México, 2021).

Related Articles

Últimas