14.7 C
Hidalgo
jueves, junio 13, 2024

La SOSA NOSTRA al borde del abismo

Esta parece ser una de las últimas campañas electorales del grupo que ha dominado caciquilmente a la Universidad Autónoma de Hidalgo. Se apropiaron del Partido del Trabajo. Dicen medios como LatinUs que le pagaron 60 millones de pesos a Alberto Anaya para apropiarse de la franquicia aquí en el estado. Así abandonaron Morena donde no lograron más que colocar un puñado de diputados locales y algunas presidencias municipales. Un puñado que no existe más. Ahora quieren repetir la fórmula, con un extra: su propia candidatura al Senado en manos de Damián Sosa Castelán, quien compite con un amparo bajo el brazo por temor a ser detenido, tal cual le pasó a su hermano mayor, Gerardo Sosa Castelán, quien se mantiene prisionero acusado de lavado de dinero y asociación delictuosa. Notable candidato.

Con todo eso, el clan conocido como La Sosa Nostra pretende seguir compitiendo para construir una candidatura al Gobierno del estado en el 2030. Es un largo anhelo de este grupo. Quieren que Damian Sosa sea su candidato. Claro que para ello debe ganar la elección al Senado, cosa por demás complicada. Primero, porque está visto que Morena se llevará esa elección. Segundo, porque el PRI de Carolina Viggiano se apunta para llegar después. De modo que le quedará al Grupo Universidad conformarse con lo que pueda ganar. Algún Ayuntamiento por allá; algún diputado local, quizá, más todos los pluris que meta. Ventajas de las infames candidaturas proporcionales. Así, se antoja muy difícil que puedan conseguir réditos electorales como para ilusionarse con la gubernatura. Se darán cuenta de que el PT es el chiquipartido de toda la vida y que, ni con los millones generados desde las arcas universitarias, le pueden crecer patas.

Además, ya no son los tiempos en los cuales estudiantes y docentes hacían lo que les ordenaban. La rebelión de los Institutos demostró que la Rectoría, títere del Clan, no tiene autoridad moral ni política. Y el líder del consejo estudiantil está preso por porro, lo cual demuestra que se acabaron los tiempos donde se creían intocables. Eso explica bastante de su enojo contra el gobernador Julio Menchaca a quien acusan de perseguirlos políticamente. Ironías mafiosas: el ladrón se dice robado. De modo que, desde su ahora partido, el PT, lanzan pullas contra el líder de la 4T en el estado, a quien tanto el presidente López Obrador como la candidata Claudia Sheinbaum han publicado en reiteradas ocasiones su respaldo. Aún así, el sosa-petismo tiene el descaro de hacerse campaña con la imagen de Sheinbaum, mientras rompe lonas de Morena y se declara enemigo de la transformación en Hidalgo.

Desesperación, se dice aquí y allende los bancos suizos donde la Sosa Nostra desviaba el dinero de la UAEH. Esta es de las últimas campañas electorales donde aún pueden demostrar cierta vida política, antes de precipitarse hacia el abismo de la historia. Les restan ciertas alianzas con algunos inconformes, varios de ellos traidores, a Morena; personajes también se miran reducidos, sin contar otros políticos que arrastran su propia cola delincuencial. Con tal carga, no llegarán demasiado lejos. Son como una bestia que se ahorca con su propia correa.

Beto Rodríguez
Beto Rodríguezhttp://viejopunk.com/
Periodista y escritor. Premio Nacional de Periodismo en derechos humanos "Gilberto Rincón Gallardo" 2009. Doctorante en Investigación y Creación Literaria por Casa Lamm.

Related Articles

Últimas