12.8 C
Hidalgo
lunes, junio 17, 2024

EDUCACIÓN EMOCIONAL para toda la familia… ¿con una SERIE INFANTIL?

Desde que tengo memoria, veía caricaturas, sobre todo, antes de ir a la escuela; pero, por el horario, a veces eran programas para quienes yo denominaba “bebés”. Las llamaba así por que son dirigidas a niños y niñas muy pequeñas. Para mí eran muy molestas, pero sabía que, después de que terminaban, empezaba Batman.

Las caricaturas de bebes son en su mayoría enfocadas a dar lecciones de moral o aventuras autoconclusivas sin una historia muy profunda  o secuenciada, y siempre pensé que las caricaturas de ese estilo hacían parecer que lxs niñxs pequeñxs son tontxs. Esa idea solo se vio reforzada con la llegada de Pepa Pig, una puerquita bastante grosera que ocasionó que muchos padres protestaran por las actitudes y malas lecciones que tenía algunos de sus episodios.

Si lo vemos desde la perspectiva de alguien que creció viendo los Rugrats, aventuras en pañales, que tenían aventuras sencillas presentadas de manera dinámica y del punto de vista de los niños que motivaba a usar la imaginación, pues claro que eran absurdas estas caricaturas; pero, en años recientes, una caricatura para niñxs pequeñxs ha resaltado al grado de ser incluso un tema de conversación entre los adultos.

Talvez la han visto en pequeños cortos de Facebook. Bluey, la serie animada australiana, que muestra la vida de una perrita azul y su familia, lo que podría sonar como cualquier otra caricatura, pero no; la serie es algo muy agradable de ver, incluso como un adulto que no sea fan de las caricaturas .

Los capítulos tienen mensajes positivos para lxs niñxs. Como padre puedes observar que hacen muchas actividades que se pueden recrear en familia; muestra un mundo más completo y cercano a la realidad donde los padres están presentes en la crianza de los niños y al mismo tiempo tienen su vida de adultos, salen a trabajar, tienen sus gustos aparte de los de las niñas y tienen sus propios amigos. Esto es diferente de otras series donde el protagonista está solo con sus amigos, y sus padres sólo aparecen al final para corregir o se muestran tontos sin una participación activa en la caricatura.

Una serie también para mamás y papás

En muchos episodios podemos ver que hablan de educación emocional para los niños sin ser molesto o aburridos, como una clase. Lo muestran en escenas donde enfatizan el sentir de los personajes. Es una serie que si la ves con un niño o niña también resulta entretenida y sobre todo educativa para padres.

Muchas veces en el fondo del plano o como subtrama del capítulo podemos notar que la serie cuenta con mensajes positivos para los adultos y los padres, como el capítulo donde muestran a Chili (madre de Bluey) narrando la historia de la primera vez que Bluey caminó. Desde la perspectiva de un niño es divertido ver que la niña aprende muchas maneras de moverse en lugar de caminar normalmente; pero como adulto te das cuenta de que muestra lo difícil que puede ser emocionalmente ser padres primerizos al sentir inseguridad, temor, desconfianza y cuestionar todas tus decisiones y actos al grado de ser duros con nosotros mismo, dando un cierre al episodio con un mensaje a los padres: “lo estás haciendo bien”.

El enfoque y mensajes de la serie no son coincidencia. Están ahí gracias a que el autor de la serie, Joe Brumm, deseaba crear una serie icónica para su país Australia que además fuera educativa para los niños, razón por la cual investigó y tomó cursos pedagógicos, lo que le permitió crear a Bluey con un enfoque más familiar, educativo para chicos y grandes, dando importancia en las emociones de lxs niñxs, siendo incluyente al mostrar los diferentes tipos de infancias y sus personalidades: desde el hiperactivo con TDH; la niña tímida; la consentida y el niño con padres estilo alternativo (por no decir veganos o hippies), dando entonces personajes con lo que los niños y las niñas se pueden identificar.

Algo que me impresionó es como habla de manera breve de la comunicación no verbal, pues uno de los personajes no entiende el límite del espacio personal, lo que hace que se sienta triste al ser rechazado por sus compañeros al incomodarlos con su cercanía, algo que él no entiende hasta que le explican sus amigos. Es una situación que normalmente pasaríamos por alto en niños, hasta se vería como algo gracioso o tierno, pero, al crecer, afecta las interacciones sociales siendo relevante este tema para establecer límites  y conductas sociales.

“Son cosas que pasan”

Terminé viendo la serie por completo y hubo muchos momentos en los que me identifiqué; momentos que me recodaron cuando yo era una niña, sobre todo en los episodios de la hermana de Bluey, Bingo. Soy la hermana menor, claro que muchos de lo que muestran que vive Bingo son cosas que me tocó vivir, como en donde juegan con su padre y su tío, siendo este último el hermano menor como Bingo, y les molestan con la frase: “los hermanos mayores son mejores” o “los hermanos mayores siempre ganan”.

Claro que tuve momentos que me hicieron sentir inferior, menos hábil y capaz durante mi niñez. Viendo como Bingo anima a su tío y le hace entender que no tiene nada de malo ser el hermano menor, sana lentamente mi alma.

Como éste hay muchos episodios, pero ninguno me hizo reír y llorar tanto como el capítulo donde Bingo se enferma. Ella pasa unos días en el hospital y para hacerla sentir mejor su familia le manda un video contando una historia que encierra el mensaje “todos nos enfermamos, es normal y no es culpa de nadie” … por esa fecha yo estaba muy alterada y triste.

En una revisión de control de mi madre le habían dicho que el cáncer había regresado, así que yo también pensaba: “¿Por qué a ella? ¿Por qué tiene que enfermar?”. El mensaje de la serie me regresó a la realidad y me hizo sentir mejor, calmarme y pensar con claridad: “son cosas que pasan”. Para fortuna de mi madre descubrimos que ese no era su diagnóstico y nunca en toda mi vida me sentí tan contenta por las fallas del sistema de salud. Aún continuamos en revisiones contantes para estar seguros.  

En fin, si tuviera que definir la serie, diría que es entretenida, perfecta para ver en familia, apta para recrear los juegos y dinámicas que los personajes hacen. Es una serie que te abraza el corazón sin importar tu edad, si tiene hijos o no.

Karin Reo
Karin Reo
Inspirada por las grandes aventuras de héroes derrotando al mal, forjé un fuerte amor por el mundo de la animación y todo lo que este representa; como cambia y moldea a las personas, sin que estas lo noten.

Related Articles

Últimas